Madrid: 673 455 058 / 669 389 893 - Barcelona: 640 830 113 / 666 280 200

Familias Saludables

En España aproximadamente el 50 % de las parejas que se casan terminan en divorcio.

¿Porqué permanecen el 50 % restante ? ¿Tienen algún secreto?.

W. Robert Beavers y Robert B. Hampson, unos terapeutas norteamericanos, investigaron y siguieron durante 25 años a muchas de esas familias que permanecieron unidas (en Estados Unidos), para descubrir cual era su secreto.

De toda aquella investigación definieron: “las características de las familias saludables”.*

(Según la O.M.S.: Salud no es solamente ausencia de enfermedad, sino también presencia de bienestar).

Características que encontraron en estas familias saludables:

1-  Viven y transmiten valores morales y espirituales:

Averiguaron que el sistema de valores de una familia constituye el corazón y el alma de la capacidad de una familia para seguir adelante en medio de circunstancias adversas y crisis.

Como cristianos nos guiamos por los valores del Reino de Dios: el amor, la justicia, la fidelidad, la esperanza…

2 – Estructura consistente y flexible:

Cuando comenzamos la vida en pareja, cada uno acude con su propia personalidad e individualidad

«Cada uno es hijo de su padre y de su madre».

También tenemos una serie de expectativas en cuanto al matrimonio, el papel que nos toca desempeñar y el papel del cónyuge.

Si la pareja se une con un propósito, un proyecto de vida en común, entonces va a requerir que exista una estructura que facilite la consecución del mismo.

Las expresiones específicas que tome ese funcionamiento dependerá de cada caso en particular, pero siempre requerirá una situación de interdependencia.

El liderazgo tomará una forma de co-liderazgo.

Flexibilidad: Es la capacidad que se tiene para hacer ajustes cuando sean necesarios.

Permite que el cambio sea aceptado y procesado. Hay que asumir que no estaremos siempre de acuerdo en las decisiones. La capacidad de negociar y renegociar soluciones en forma conjunta es una mezcla de flexibilidad y madurez.

3- Comunicación clara y directa.

Tiene que haber una coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos, no ambigüedades ni contradicciones. Decir lo que queremos decir y querer decir lo que decimos.

4- Clima propicio para el crecimiento personal.

-El buen humor se hace presente. La seriedad con la que muchas familias enfrentan sus problemas puede ser la mayor causa de dificultades.

La excesiva seriedad es más que una actitud, es una orientación total, una forma de pensar orientada en la ansiedad, en la rigidez.

-Se vive el perdón. Perdonar es la disposición de abandonar el derecho a estar resentido, juzgar mal y ser indiferente hacia alguien que nos ha herido injustamente.

Es principalmente un cambio de corazón y de mente. Una decisión hacia la compasión y el amor.

“La familia está diseñada para, y llamada a ser, un núcleo donde se permite y estimula el crecimiento integral de todos sus miembros, no sólo el de los hijos”

(Jorge Atienza).

El concepto de salud es más realista que el de normalidad, o idealidad, o perfección.

Implica un estado dinámico, en el que se puede crecer.

Como cristianos contamos con el Señor, ayudándonos en nuestro camino. «Cordón de tres dobleces no se rompe fácilmente» (Eclesiastés 4:12)

Desde Eirene España, apostamos por ayudar a las familias en su crecimiento saludable, y acompañándolas en sus dificultades.

“W. Robert Beavers, Robert B. Hampson.Familias exitosas .Ed. Paidós 1995”